El turismo en Iguazú en terapia intensiva

 El turismo en Iguazú en terapia intensiva

 

Como sabemos, el turismo es nuestra industria, y es una fuente de ingresos que derrama en todos los sectores, porque el dueño del capital es el propio turista y consume donde él elige.
Es por ello que si bien el destino es un todo, debemos también pensar en el turista como individuo, como si fuese alguien de nuestra familia, y quién quisiera que un familiar enferme?

Cuando hablamos de enfermedad, automáticamente nuestro instinto de supervivencia se activa, poniéndonos en un estado de alerta que acapara todos los sentidos y nos hace sentir incertidumbre, temor y preocupación, así como cuando se nos enferma un hijo, un hermano, una madre. Es natural sentirnos así.

Ahora bien, ¿y si tomamos esta realidad como una oportunidad?
Sabemos que el turismo está enfermo, casi en terapia intensiva, pero, ¿quién duda que se recuperará?
Preguntémosnos, ¿qué necesitará el turismo cuando salga del hospital?

Cuando alguien es dado de alta luego de ser operado, los cuidados post operatorios son fundamentales. Por ello la necesidad de entender la importancia de que nosotros, como anfitriones, somos parte indispensable de ese cuidado.

Si no estamos preparados es muy probable que este paciente deba regresar al nosocomio.
En cambio, si nos preparamos, seremos actores (participando en la obra) de la recuperación de nuestra industria.

¿Cómo preparános y qué necesitará este paciente en el post operatorio?

En principio nos estamos preparando, estamos entendiendo la importancia de las medidas preventivas para contener el virus. Pero tal vez es nuestro instinto de supervivencia el que nos activa y eso bastará para nosotros, pero no para el turismo.

Pensemos que el paciente va a tener la oportunidad de elegir donde quiera realizar su recuperación y es ahí donde está nuestra oportunidad.
Para ello, será importantísimo convencernos de que, lógicamente sin ponernos a la altura de los profesionales, debemos ser “médicos” del turismo y que si no lo tratamos bien, se irá.

Nuestro paciente necesitará seguridad y confianza de que en Iguazú estará en buenas manos.
Para ello nosotros debemos brindar e incorporar a nuestra vida cotidiana la “bio-seguridad” como valor agregado en cada una de nuestras acciones.
Una vereda limpia y desinfectada, por ejemplo, hará sentir al turista seguro de donde pisa.

Es esa nuestra premisa, no solamente seguir el protocolo, sino incorporarlo y necesitarlo.
Porque serán esas acciones las que harán que nuestro paciente se sienta en buenas manos y con la certeza de que aquí, en nuestras Cataratas, se irá totalmente recuperado.

Federico Stefani.

 

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

2 Comentarios

  • Creería que ya deben estar delineando un plan entre todos , son muchos, deben dar la oportunidad a nivel nacional de conocer o volver a visitar cataratas, pienso en tanto que se puede hacer si trabajan en equipo.

  • Lo que veo es que en Iguazú todo se hace de una manera muy desprolija, por ej. los puestos de taxis y remis, por decir uno que está al lado del supermerdcado Parbras llendo al hito, esa remisera no tiene baño, los remiseros hicieron una picada y van hacer sus necesidades en el monte, camino al hito donde pasan todos los turistas, se habilitó como? si uno pregunta te dicen que la gente nesecita trabajar, claro que sí pero de esa manera corremos al turismo, y las aguas con M…..que corren por todas las calles cuando hace calor, una vez fui a la confiteria Real y tuve que meterme junto con otros turistas adentro por el olor a la m….que corria por la vereda. Los carritos que venden hamburguesas y panchos, están al sol con las mercaderías adentro, mayonesa, ketchup, sabora, saketc. sin heladera, sin agua, esa gente dónde se lava las manos? y ahora con lo del Covid, pueden matar intoxicados a cualquiera. No, señores, esto tiene que empezar de cero o sino nos comen los gusanos.

Dejar un Comentario

Nombre o email opcionales.