Cataratas del Iguazú : 479 años después de ser vista por primera vez por Alvar Núñez Cabeza de Vaca

 Cataratas del Iguazú : 479 años después de ser vista por primera vez por Alvar Núñez Cabeza de Vaca

El 31 de enero es recordado en la Región de la Triple Frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina por la llegada del primer hombre blanco en ver y escribir sobre las Cataratas del Iguazú.

En esta fecha, en 1542, llegó el conquistador español de la Ciudad de Núñez Cabeza de Vaca las famosas cataratas, reconocidas como una de las Siete Maravillas de la Naturaleza.

Las Cataratas del Iguazú, entre las ciudades de Foz de Iguazú (Brasil) y Puerto Iguazú (Argentina), es uno de los destinos turísticos más conocidos, visitados y fotografiados en el mundo y, en 2019, recibieron más de 3,5 millones de turistas de ambos lados de la frontera.

Para llegar a las Cataratas, Cabeza de Vaca comandó una expedición que cruzó la región, habitada por los indios Caiagangue y Tupi-Guaraní, hacia la colonia de Asunción, un punto estratégico para que los españoles llegaran al imperio inca.

Entre los numerosos obstáculos a los que se enfrentó durante el viaje, mientras descendía del río en canoa en busca de una ruta a Asunción, Paraguay, el descubridor sólo tuvo tiempo de gritar “¡Santa María, ¡qué belleza!”, cuando vio por primera vez las cataratas.

Así, con suerte y habilidad para escapar de la terrible fosa del río, Cabeza de Vaca pasó a la historia por su obra y por su famosa frase.

Pero cuando encontró el abismo del agua, los llamó Saltos de Santa María. Más tarde se conocieron con el nombre definitivo, Cataratas del Iguazú.

YGUAZÚ, para los guaraníes que habían habitado la región durante más de dos mil años, significa “agua grande”.

Hermosa e inaccesible, la región sólo volvería a la escena en el siglo XVIII, cuando los jesuitas se establecieron en la zona para evangelizara los aborígenes.

Mientras tanto, sin embargo, siguió siendo el objetivo de la disputa entre los españoles y los portugueses.

De hecho, la delimitación del territorio se definiría sólo después de la independencia de Argentina, Paraguay y Brasil.

En las primeras décadas de este siglo, la región permaneció aislada y despoblada.

Los raros visitantes , no escatimaron elogios por la exuberancia del lugar.

Alberto Santos Dumont, pionero de la aviación brasileña, fue uno de los entusiastas.

Visitó las Cataratas en abril de 1916 y tan impresionado con ellas fue que se habría comprometido a luchar por que se creara un parque público allí.

El 28 de julio de ese mismo año, Affonso Alves de Camargo, presidente delestado de Paraná, hizo públicas las tierras que albergan las Cataratas.

Fuente: CabezaNews

 

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
17
+1
0
+1
22
+1
0
+1
0

Dejar un Comentario

Nombre o email opcionales.