Salida gradual del cepo: analistas ponen condiciones

 Salida gradual del cepo: analistas ponen condiciones

Hacen falta más reservas y confianza, dicen economistas. Consideran viable un esquema de reducción paulatina de la brecha que negocia el equipo económico con el FMI. Condiciones financieras globales pueden acelerar el acuerdo.

Se dice que los mercados prefieren los cambios graduales porque suelen ser más previsibles. Tal vez por ello el ministro de Economía, Martín Guzmán, trata de negociar con el Fondo Monetario Internacional un acuerdo que permita ir saliendo paulatinamente del cepo al dólarEconomistas consultados al respecto coincidieron en que para poder llevarlo a cabo el Banco Central necesitará engrosar las reservas y el Gobierno tendrá que recuperar la confianza.
Esteban Domecq, titular de la consultora Invecq señaló que una posible salida gradual del cepo es viable con un “crawling peg acelerando por encima de la tasa de inflación”, con un salto del tipo de cambio “discreto”, un acuerdo con el organismo de crédito y “un cambio de rumbo político”.En la visión de Domecq, el ministro Martín Guzmán estaría urgido por resolver la situación ante el FMI. Señaló que el actual dólar oficial a $99 “se puede volver insostenible” en razón de que están cambiando las condiciones financieras globales que afectarán a las monedas latinoamericanas. Se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos tenga que acelerar la suba de las tasas ante el incremento de la inflación en ese país, lo cual presionará a la devaluación de las diferentes monedas en el mundo.

Javier Marcus, gerente de Negocios de Southern Trust explicó que para salir gradualmente del cepo se necesita “un acuerdo con el FMI que genere un shock positivo de credibilidad, aumentando la velocidad de depreciación del dólar oficial y al mismo tiempo eliminando quirúrgicamente las regulaciones sobre los mercados”.

“Lo ideal sería contar con fondos frescos para reforzar las reservas netas así se van liberando las importaciones y se evita que las restricciones al tipo de cambio afecten los precios al consumidor”, señaló Marcus. Al respecto, dijo que “un aumento sustancial en la tasa de depreciación mensual tiene riesgos pero las alternativas de un salto abrupto o un desdoblamiento pueden tener peores consecuencias”.

Nicolás Zeolla, economista jefe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE) asegura que “cualquier estrategia de desregulación acelerada es mala” en función de que “implicaría una demanda de dólares que hoy la economía argentina no está en condiciones de abastecer”. Zeolla afirma que “cerrar la brecha por abajo” (devaluando el tipo de cambio oficial en vez de bajando los paralelos) “sería hoy desestabilizador”.

En cambio, el economista Iván Carrino asegura que “todo tipo de control de precios es malo para la economía y el cepo es uno de ellos”. Plantea que “la única manera de salir del cepo de forma gradual sería de subir la tasa de devaluación del dólar oficial”. El analista considera que “siempre es buen momento para eliminar controles de precios” y que si se elimina el cepo hay que dejar “que flote la divisa”. En ese sentido, se mostró partidario de la eliminación de los controles de cambio en el contexto de un programa con el FMI.

Por su lado, Lorenzo Sigaut Gravina, de Equilibra, explicó que achicar la brecha “requiere de tener un programa económico con el FMI y mayor nivel de reservas” que el actual.

Para Sigaut Gravina, “no se puede tomar a los dólares financieros como referencia porque están caros”. El director de Equilibra afirma que el actual tipo de cambio oficial no registra un gran nivel de retraso y que por lo tanto, el margen de ajuste no es el que marca la brecha del 80%.

Fuente: ámbito

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
52
+1
33
+1
0
+1
0
+1
0