Más de diez horas de espera para ingresar por el puente Posadas-Encarnación

 Más de diez horas de espera para ingresar por el puente Posadas-Encarnación

Un promedio de diez horas de espera para poder ingresar al país desde Encarnación a Posadas, a través del Puente Internacional San Roque de Santa Cruz. Diez horas bajo el sol, con el calor agobiante y sin posibilidad de ir a un sanitario porque, en teoría, las personas sobre el viaducto no pueden bajarse de los autos.

 

Así las cosas, la lluvia de ayer ayudó a mejorar las condiciones de la espera pero -lógicamente- no solucionó el problema de fondo: el cuello de botella se arma porque se triplicó la demanda de test rápidos en la cabecera argentina del puente internacional.

 

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el subsecretario de Logística y Planificación del Ministerio de Salud Pública, Carlos Báez, precisó que “estábamos hisopando alrededor de 200 diarios y el domingo superamos los 640 y este lunes se mantuvo la misma demanda”.

Según indicó, cruzaron alrededor de 5.000 personas, “es decir que no superamos el cupo en ningún momento pero el problema es que mucha gente viene sin el test y se lo hace en Argentina. Casi todos son argentinos que viajaron a Paraguay y ahora están volviendo al país”.

Para evitar la demora

Según admitió, “hoy (por ayer) la perspectiva es igual a la del domingo, la fila es muy larga… se habla de un promedio de espera de diez ahoras porque el ingreso es mucho más lento”.

El funcionario remarcó que “para evitar esta demora, sugerimos a la gente que cruce con el test ya hecho, el personal de Salud Pública tarda un minuto por auto para controlar el carnet de vacuna y los test, cuando ya vienen con los estudios. También Migraciones reforzó los controles y tiene cinco casillas abiertas”, destacó.

Báez indicó además que Salud Pública duplicó la cantidad de personas a cargo de los hisopados -de dos pasó a cuatro- y nunca hubo faltante de insumos, “el problema es el volumen de personas y que llegan todos juntos”.

Seis familias positivas

Según precisó Báez, el aumento de resultados positivos supera el crecimiento proporcional de los hisopados. “El domingo tuvimos seis familias que dieron positivo para COVID de los 640 hisopados y hasta hace una semana teníamos un positivo cada diez días”, indicó.

Al ser consultado si se evalúa la posibilidad de testear sólo a una persona por vehículo, como en su momento se hizo en el ingreso a la provincia, el funcionario señaló que no se analiza esta posibilidad porque el índice de positividad va en aumento y por la actual situación epidemiológica.

Cola diferenciada recién al llegar a la cabecera

Lamentablemente, los que traen los test no tienen garantizada una espera menor porque recién al llegar a la cabecera del puente se divide la fila entre los que ya vienen con test y los que se harán antes de ingresar al país. “Con los colectivos es más fácil porque es requisito que los pasajeros ya vengan con los test, así que sube personal de Salud Pública a chequear que todo esté en orden”, recordó Báez.

Según admitió el funcionario “estamos siempre ajustando el trabajo con Migración y Gendarmería porque hay muchas particularidades en el puente que hacen necesario que trabajemos juntos. Por ejemplo, hay gente que los cruzan en motos y los bajan antes de llegar a la cabecera del puente o las motos tratan de pasar por el costado para evitar los controles… hay muchas particularidades que nos obligan a juntarnos varias veces en la semana para ajustar los controles”.

Fuente: Primera Edición

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
4
+1
4
+1
19
+1
11
+1
0