Biografía Musical de “El rey del compás” Juan D´Arienzo

Biografía Musical de Juan D´Arienzo

Juan D’Arienzo llego a este mundo un 14 de diciembre de 1900 –  en Balvanera, en la calles Victoria (hoy Hipólito Irigoyen) y Virrey Cevallos. Buenos Aires fue un músico y director de orquesta argentino de tango, conocido como “El rey del compás”. A diferencia de otras orquestas de la época de oro (1940-1950), D’Arienzo retornó al sentimiento del 2 × 4 característico de la “guardia vieja”, pero con arreglos e instrumentación modernos. Sus orquestas “típicas” grabaron centenares de discos. Considerado una de las mejores orquestas junto a la de Alfredo de Angelis, Francisco Canaro, Héctor Varela, Aníbal Troilo, Ricardo Tanturi, Osvaldo Fresedo entre otros. Su música se escuchaba en las milongas de Buenos Aires y Montevideo , y los instrumentos acusaban el clásico ritmo duro de los tangos con fuertes staccatos. También grabó milongas y valses.

Fue artista exclusivo del sello RCA Víctor durante cuarenta años, de 1935 a 1975. Muchos años fue artista exclusivo del cabaret Chantecler de la calle Paraná 440.

Sin lugar a dudas, La cumparsita del compositor uruguayo Gerardo Matos Rodríguez, es el más representativo de todos los tangos grabados por su orquesta .El arreglo original de su versión es quizá la más característica de todas las grabaciones realizadas del Tango de los Tangos.  Además, es  que más veces grabó, ya que lo hizo en siete ocasiones: En 1928 con Carlos Dante, en 1929 con Raquel Notar (Ambas para el sello Electra) y las cinco restantes, todas para el sello RCA Victor y todas instrumentales: 1937, 1943, 1951, 1963 y 1971. Otro tema de similar importancia es la milonga La Puñalada, que al igual que La Cumparsita ha sido interpretada por numerosas orquestas y también conjuntos, y que D’Arienzo registró en cuatro oportunidades: 1937, 1943, 1951 y 1963.Era una típica tarde de domingo en Buenos Aires, el cielo porteño se mostraba azul como muchos otros días, el sol sobre los árboles añosos del Zoológico de la ciudad les daba un color muy brillante y, allí, en el escenario estaba pasando algo muy interesante. Un dúo de niños hacía música para los demás niños. Ambos habían nacido en el 1900, y estando en el 1911. Con apenas 11 años, se presentaban en concierto dos músicos que iban a hacer historia en el tango. Dos amiguitos, uno tocaba el violín y el otro el piano; ambos de pantalones cortos y un tanto vergonzosos, pero muy talentosos. Estos niños hacían un espectáculo por el cual el Zoológico de la ciudad de Buenos Aires les pagaba 4 pesos la función. Estos niños eran, en el violín, Juan D’Arienzo y en el piano, Ángel D’Agostino. Estos fueron íntimos amigos desde muy temprana edad.

 

En 1916, a los 16 años, empezó dando algunos conciertos privados a dúo de piano y violín con Eduardo Bonessi. Más tarde, por medio de su amigo, De Bassi, conoció al gran compositor de la guardia vieja, Carlos Posadas, y se sumó a la orquesta de este tanguista en calidad de segundo violín. Trabajó un tiempo en el teatro Avenida con el compositor de «El Retirao», «Cordón de Oro» y tantos éxitos, pero el maestro Posadas falleció repentinamente. Esto lo llevó a buscar nuevos horizontes, así que acudió nuevamente a su amigo inseparable, D’Agostino, y armaron un dúo para acompañar por varios salones de baile al gran bailarín «El Mocho» y «La Portuguesa». Ellos  eran un éxito juntos; el cine Paramount los convocó para animar proyecciones mudas, pero, para esta ocasión, ya armaron una orquesta típica. El tiempo pasaba y la experiencia de Juan aumentaba y, entre músicos y orquestas, comienzan momentos muy importantes en la vida del maestro. La orquesta iba tomando forma, llegó, en 1927, el primer cantante, Carlos Dante. Ya para 1928, la Orquesta se presentaba regularmente en el cabaré Florida Pigall de la Galería Güemes y, simultáneamente, en el lugar que iba a ser su casa por años, el Cabaret Chantecler. El 1928 fue un hito en su historia, grabó su primer tango con la voz del joven Carlos Dante, «Funyi Claro», que tenía en ese momento 22 años. Juan tenía el apoyo de su tío Amendola, hermano de su madre, que era el dueño de la firma Electra. Juan no era solo un buen músico, sino que estaba desarrollando su capacidad de compositor, así que, ese mismo año, grabó grandes éxitos que se siguen escuchando hasta hoy, como por ejemplo «Nada Más», que en ese momento se llamó «Callejas Solo» y que luego fue rebautizado, «Chirusa», y otros. Un gigante del tango estaba apareciendo. En total grabó Se marchó de este terrenal mundo  en 1976 y está sepultado en el Cementerio de la Chacarita de la ciudad de Buenos Aires.

 

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
36
+1
45
+1
0
+1
0
+1
0