Argentina es el cuarto país en el mundo con más inflación

 Argentina es el cuarto país en el mundo con más inflación

Argentina es el cuarto país en el mundo con más inflación – tan sólo 26 sobre unos doscientos – ubica al país en el cuarto puesto, según una elaboración realizada por Ámbito sobre la base de este informe.

 

“La inflación asusta” señala el último informe Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional dado a conocer este martes en Washington en referencia a la aceleración en la marcha de los precios que se observa a nivel planetario, en buena medida por los problemas de suministros que trajo la pandemia.

 

Cabe aclarar que el FMI no incluye previsiones de inflación para la Argentina, porque se considera que los pronósticos están sujetos a las negociaciones en curso, razón por la cual a los efectos de la comparación, se utilizó el último dato del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central entre las principales consultoras y que arroja una proyección de 48,4% para el año en curso.

 

Este porcentaje es sólo superado por Venezuela 2.700%-, Sudán -115,5%- y Surinam 48,6% y no se encuentra lejos de Yemen 45%- y Zimbabue 41%-.

 

Excluida Venezuela la inflación promedio en el área de Latinoamérica y el Caribe –9,7%- representaría menos de la cuarta parte de la suba que registraría la Argentina en el año en curso.

 

Lo que “asusta” a los técnicos del FMI es que se pronostica que la inflación anual en las economías avanzadas alcanzará un máximo de 3,6% en promedio en los últimos meses de este año quebrando de esta forma tres décadas de tasas bajas.

 

La buena noticia es que las proyecciones del organismo multilateral es que en las naciones desarrolladas la inflación volverá a un ritmo de 2% en el primer semestre de 2022, es decir un nivel en línea con los objetivos de los bancos centrales.

 

Para los mercados emergentes se prevé un aumento más rápido, alcanzando una inflación promedio anual de 6,8%, para luego ir disminuyendo al 4%.

 

Las proyecciones, sin embargo, vienen con “una considerable incertidumbre”, según el Fondo, y advierten que la inflación puede ser elevada por más tiempo.

 

Los factores que podrían jugar en este sentido incluyen:

 

-el aumento de los costos de la vivienda,

-los faltantes de oferta,

-la suba en los precios de los alimentos y

-depreciaciones cambiarias en los mercados emergentes.

 

Se destaca que los precios de los alimentos en todo el mundo aumentaron alrededor del 40% durante la pandemia.

 

A contramano de la desaceleración de la inflación a la que apuesta el FMI, la suba de los precios en la Argentina se mantendría en niveles elevados, al menos según resulta del pronóstico de las consultoras para 2022: 46,2% y –si se cumple- previsiblemente logre un nuevo puesto en el tope de la tabla de los países con más inestabilidad.

 

El FMI mejora pronóstico de crecimiento para Argentina: 7,5%

 

El Fondo Monetario Internacional volvió a mejorar sus proyecciones de crecimiento para la Argentina: espera que el año termine con un aumento del producto bruto interno (PBI) de 7,5%. Así surge del informe Perspectivas Económicas Mundiales dado a conocer este martes en Washington.

 

Las nuevas estimaciones contemplan un crecimiento de la economía global de 5,9% ligeramente menor al previsto en julio (6%), alerta sobre el “rápido” aumento de la inflación en distintos países y advierte que “la principal fuente de preocupación es que más variantes agresivas del SARS-CoV-2 podrían surgir antes se alcanza la vacunación generalizada”.

 

A medida que fue avanzando el año, el FMI fue corrigiendo al alza sus proyecciones de aumento del PBI argentino, ya que pasó de estimar una expansión de 5,8% en abril a 6,4% en julio y ahora llega al 7,5%, una variación algo menor a la estimada por el Gobierno que proyecta un 8%.

 

El Fondo también mejoró marginalmente la perspectiva de crecimiento para 2022, que pasó de 2,4% en la estimación de julio, a 2,5% en el último informe.

 

Tras el derrumbe de 9,9% de la actividad registrado el año pasado, en medio de la crisis sanitaria desatada por el Covid, si se cumplieran los pronósticos del FMI de todas formas la economía argentina no lograría recuperar el nivel pre pandemia a fines de 2022 (se ubicaría 0,7% por debajo).

 

Junto con la mayor actividad económica, se estima que se reduzca la tasa de desocupación en el país que caería de 11,6% para el año pasado a 10% en el presente y a 9,2% en 2022.

 

Asimismo, considera que seguirá siendo favorable el resultado de la cuenta corriente de la balanza de pagos, que alcanzaría al equivalente de 1% del PBI en el año en curso y a 0,8% el próximo.

Misionesonline

 

¿Qué opinión Tenes sobre esta nota?
+1
0
+1
0
+1
45
+1
44
+1
55